PhosphatidylCholine

  • $25.00


Fosfatidilcolina

 

lecitinaLa fosfatidilcolina, polienilfosfatidilcolina o lecitina es un fosfolípido producido naturalmente por el hígado que junto con las sales biliares, ayuda a la solubilización de los ácidos biliares en la bilis. Este nutriente ayuda a proteger los órganos y las arterias de la acumulación de grasa, mejora el funcionamiento del cerebro ya que la fosfatidilcolina de la lecitina es importante en la formación y mantenimiento de neurotransmisores cerebrales entre las neuronas. El hecho de que la leche materna contiene una concentración 100 veces superior de colina (principal componente de la lecitina) a la de la propia sangre de la madre sugiere un papel fundamental de esta molécula en el desarrollo del cerebro del niño.

Es uno de los principales constituyentes de las bicapas lipídicas de las membranas celulares. Contiene mayoritariamente ácido palmítico o ácido esteárico en la posición del C-1 y principalmente los ácidos grasos insaturados de 18 carbonos oleico, linoleico olinolénico en la posición de C-2; también participa en la esterificación del colesterol de las lipoproteínas del alta densidad gracias a la acción de la enzima LCAT que convierten al colesterol en éster de colesterol al mismo tiempo en que la fosfatidilcolina es modificada a lisofosfatidilcolina.

La fosfolipasa D cataliza la hidrólisis de fosfatidilcolina a ácido fosfatídico, liberando la colina soluble en el citosol que puede ser usada para generar triacilgliceroles o diferentes lípidos de membrana.

Mediante extracción mecánica y química y, usando exano (un hidrocarburo alifático alcano) puede obtenerse de la yema de huevo, sésamo y la soja.

.

Posibles usos terapéuticos.

Ayuda a proteger los órganos y las arterias de la acumulación de grasa.

Mejora el funcionamiento del cerebro.

Facilita la absorción de algunas vitaminas del complejo B y de la vitamina A.

Promueve la reducción de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, previniendo enfermedades cardiovasculares tales como la arteriosclerosis.

Las propiedades de la lecitina hacen apropiado su uso en regímenes de adelgazamiento ya que ayuda a movilizar los depósitos de grasas en el organismo.

Facilita la digestión ya que acelera y mejora la absorción intestinal.

Protección del hígado, previniendo enfermedades que pueden afectarle, tales como cirrosis, carcinoma hepático o hepatitis.

Ayuda a eliminar del hígado toxinas causas por tratamientos de quimioterapia.

Facilita la circulación sanguínea.

Mejora los procesos de aprendizaje.

Facilita la memoria.

Promueve el sistema inmunológico para luchar contra las infecciones.

Ayuda a corregir la debilidad sexual.

Previene el aborto espontáneo.

Ayuda a calmar los dolores producidos por la artritis reumatoide.

Mejora la capacidad intelectual.

Mejora la agilidad mental.

Reducen la saturación de colesterol en la bilis que lleva a la formación de cálculos biliares.

Proporciona fósforo orgánico de forma directamente asimilable, por lo que se aconseja a los que padecen cualquier tipo de estrés, falta de memoria y agotamiento físico y mental.

Puede ser útil en la prevención del Alzheimer.

.

.

Toxicidad de la lecitina.

En dosis normales no se han registrado casos; sin embargo un exceso de la misma puede ocasionar:

Vómitos.

Dolor de abdomen.

Diarreas.

Sudoración.

.

Alimentos ricos en Lecitina.

Cereales integrales.

Coliflor.

Germen de trigo.

Harina.

Hígado.

Margarina.

Nueces.

Pan integral.

Pescados.

Repollo.

Sésamo.

Soja.

Vinagre.

Yema de huevo.